Reforma13

Propuestas para la reforma de la Constitución Española

Problema:

Tras la dictadura en España se consideró oportuno y necesario crear un sistema democrático en el que los partidos políticos tuvieran un enorme protagonismo. Un sistema que centralizase el poder en pocos partidos con unas estructuras rígidas y aglutinadoras para garantizar la estabilidad del país. De este modo se creó un modelo que se basa en la alternancia de gobierno generalmente por mayorías absolutas o alianzas puntuales. No se creía por aquel entonces que fuera posible gobernar España desde coaliciones y mucho menos desde el consenso que requiere un gobierno colegiado. El problema básico del sistema actual es que los gobiernos no necesitan buscar el consenso ni explicar su actuación ya que el parlamento no puede ejercer ningún control sobre ellos, sobre todo en casos de mayorías absolutas. El poder fáctico de los gobiernos les permite dirigir el país a base de decretazos sin necesidad de negociar ni explicar nada.
Una vez consolidada la democracia, y con una ciudadanía madura y crítica, es imprescindible seguir desarrollando la herencia que nos dejaron los padres de la Transición abriendo la puerta a un modelo de elección del gobierno más democrático y representativo. Nuestra propuesta se basa, con modificaciones, en el sistema que actualmente se aplica en los cantones suizos.

Propuesta:


 

Un gobierno representativo y sólido tiene que estar compuesto por una coalición de los partidos relevantes. Para obtener la mayor legitimidad democrática posible, el Gobierno ha de ser elegido directamente por el pueblo mediante un sistema de listas abiertas. Además queremos que la forma de dirigir el país cambie sustancialmente y que se base en el consenso y la colegialidad entre los miembros del Gobierno. Por ello, consideramos que en vez de elegir un Presidente del Gobierno se elijan 9 candidatos a ministros. Estos 9 candidatos elegidos formarán un gobierno colegiado, siendo todos igual de importantes y responsables conjuntamente de todas las decisiones del mismo.

1 Elección de los candidatos

Los partidos o asociaciones presentan un máximo de 9 candidatos a ministros. El ciudadano puede elegir una de las listas o modificarla de acuerdo al sistema de listas abiertas. Saldrán elegidos en primera vuelta aquellos candidatos que obtengan el 50% más 1 de los votos independientemente de la lista en la que se presenten. Se darán casos en los que no alcancen la mayoría absoluta el número suficiente de candidatos para cubrir todos los ministerios. Esas plazas vacantes se someterán a una nueva votación treinta días después de la anterior. En esta segunda vuelta para ser elegido como ministro será suficiente la mayoría simple. A la segunda vuelta podrán presentarse los candidatos no electos en la primera vuelta o cualquier otro.

2 Reparto de los ministerios

Los 9 candidatos elegidos serán convocados por el Rey para el primer consejo de ministros durante el cual decidirán entre sí por mayoría simple quién llevará cada cartera además de las suplencias. Uno de los ministerios será el Ministerio de la Presidencia. El Ministro de la Presidencia ejercerá la tarea de coordinación de la acción del Gobierno y las funciones de los miembros del mismo. No debe entenderse el Ministro de la Presidencia como un Presidente del Gobierno sino como un ministro más, que al igual que los demás, goza de plena autonomía en la gestión de su ministerio. A diferencia de hoy, el Ministro de la Presidencia no dirige sino que sólo coordina el Gobierno.

3 Principio de la colegialidad

Las decisiones del Gobierno se tomarán de forma colegiada por mayoría del mismo a propuesta del ministro en cuya responsabilidad esté la cuestión sobre la que ha de ser tomada una decisión. Los Consejos de Ministros se celebrarán en secreto y la acción del Gobierno se regirá por un nuevo principio: El principio de la colegialidad. Este implica que las decisiones tomadas en los Consejos de Ministros deberán ser expuestas y defendidas ante el parlamento y la opinión pública por el Ministro a cuyo ministerio concierne la decisión aun cuando éste no comparta la decisión tomada.

Repercusión:

El modelo de gobierno colegiado garantiza que dentro del propio gobierno se genere una amplitud de debate que lleve a decisiones sostenibles y consensuadas. Se impide así que un gobierno de mayoría absoluta legisle mediante decretos o con el apoyo incondicional de un grupo parlamentario que hace obsoleto el debate y control parlamentario. Además se impide que un gobierno sin mayoría absoluta caiga en la dependencia de un grupo minoritario que le exija al gobierno una compensación política por sus apoyos puntuales. Por otro lado se evita que haya grupos que se limiten a la oposición destructiva rechazando implicarse en la gestión del gobierno. Básicamente queremos que el Gobierno vuelva a ser un órgano ejecutivo y no legislativo.

¿Cómo implementar la propuesta?

Este giro hacia un modelo de gobierno colegiado requiere leves cambios en la Constitución y sobre todo un gran cambio en la mentalidad política. Es imprescindible pasar del modelo de Gobierno-Oposición de enfrentamiento a un modelo de debate constructivo y control mutuo que aglutine al mayor número de fuerzas políticas posible. Los artículos de la Constitución afectados centralmente por nuestra propuesta son los art. 98 a 102 con consecuencias sobre los art. 62, 64, 92 y 112 a 115.

pdficon_largeConstitución Española según Reforma13

16 Responses so far.

  1. Enrique Rus dice:

    Vaya, me resulta muy interesante sí, lo que llevo leiudo me parece estupendo, cuando hablaís de elegir a 9 ministros, ¿nos estamos basando en el sistema vigente hasta ahora en Suiza verdad?, quiero decir que no es un sistema presidencialista al estilo americano ¿no?.

    De todas formas yo sigo prefiriendo que sea i representante regional el que elija al federal, no se, es mi modo de ver ese punto, manipular a la masa es fácil con datos agregados creo. Saludos y enhorabuena.

    • Juan Cortizo dice:

      En efecto, nos basamos en el sistema suizo. En Suiza son 7 ministros. No queremos presidencialismo. Queremos un gobierno colegiado y de consenso. Que el representante regional, como dices tu, elija al representante federal también es factible. Nosotros queremos acercar el gobierno al ciudadano. Por eso la eleccion directa y no a través de intermediarios.

    • Juan Cortizo dice:

      En efecto, nos basamos en parte en el sistema suizo. En Suiza son 7 ministros (pero los vota el parlamento). No queremos presidencialismo. Queremos un gobierno colegiado y de consenso. Que el representante regional, como dices tu, elija al representante federal también es factible. Nosotros queremos acercar el gobierno al ciudadano. Por eso la eleccion directa y no a través de intermediarios.

      • Alberto dice:

        buena data rodrigo, para smulraa al mapa tendrias que participar de un encuentro de bicigenios, inscribite aca para venir al prf3ximo: se tiene que inscribir aca: 问候!

  2. Alejandra dice:

    Lo de que el ministro tenga que defender algo con lo que no está de acuerdo no lo tengo tan claro, me parece un poco irreal, sería estupendo pero no creo en ello. ¿No habría otra manera? En general me gusta aunque hecho en falta algo más de peso a aquellos ministros cuando las decisiones versen sobre su especialidad y también algún requisito para éstos. Mínimo que el ministro de sanidad sea de la rama sanitaria, no ya médico, pero enfermero,farmacéutica, psicóloga, auxiliares, gestión sanitaria.. Un mínimo.
    El de educación que sea profesor, educadora social, pedagogo, psicopedagoga, maestro de esucación secundaria, o dedicado a la enseñanza en cualquiera de sus formas. Algo.

    • Daniel Ordás dice:

      Lo de que el ministro competente defienda las decisiones del Gobierno a pesar de que discrepe es el fundamento básico del Principio de la Colegialidad. No es irreal, ya existe en Suiza. Los ministros son adultos, cobran sueldo y nadie les obliga a ser ministro.
      No coincido con lo de que tengan que ser del ramo los Ministros. El ministro debe de tomar decisiones políticas por el bien del país. No hace falta que el Ministro de Sanidad sepa operar las anginas, lo que hace falta es que en el Ministerio haya especialistas que le asesoren bien y que no sean solo amiguitos del partido. EL ministro tiene que ser el político, los asesores los expertos, hoy por hoy los asesores son los políticos.

  3. Jose Alberto dice:

    Ilusionante pensar en un cambio tan radical en la forma de funcionar del pais, y hacerlo más nuestro. Aunque exige una labor formativa a todo el país. Nos forzará a todos a entender mejor la función de nuestros representantes y del gobierno. Si voy a poder elegir, tendré que hacerlo en base a la preparación de los candidatos y al cargo al que se presenta. Así que necesitaremos el CV de los candidatos y la descripción de las responsabilidades del puesto. Mucho trabajo por hacer, pero merece la pena ilusionarnos. Enhorabuena a los dos.

  4. Francis Aguilar dice:

    Si el problema com bien decís es “…que los gobiernos no necesitan buscar el consenso ni explicar su actuación ya que el parlamento no puede ejercer ningún control sobre ellos, sobre todo en casos de mayorías absolutas. El poder fáctico de los gobiernos les permite dirigir el país a base de decretazos sin necesidad de negociar ni explicar nada.” la solución pasa por reformar la elección del parlamento y el Senado según vuestra propuesta y además poner en marcha las iniciativas populares y los referéndum.
    Yo no veo claro esta necesidad de gobierno mixto donde pueda haber ministro de diferentes partidos, quizás por que creo que las ideologías existen y aunque si se debe gobernar con consenso no se tienen por qué compartir gobierno ejecutivo con ideologías diferentes. Si creo que puede ser interesante la elección directa de los ministros, que sea un número fijo el de los ministerios y que las listas sean abiertas pero dentro del mismo partido, (si una lista llevara el doble de candidat@s los más votados serian Ministros, como vosotros proponéis) pero creo que con un Parlamento y Senado más representativo, fiscalizador y de control real de la acción de gobierno, junto con la posibilidad de que te monten un referéndum o iniciativa popular la oposición o la población ante una forma de gobernar contraria a las propuestas y promesas electorales electorales, y que por tanto te puedan tirar para atrás las decisiones o leyes no suficientemente consensuadas , es control más que suficiente de los electores hacia sus elegidos.

    • Juan Cortizo dice:

      Queremos evitar a toda costa mayorías absolutas y el sistema de gobierno-oposición actual. Por eso una de las medidas pasa por facilitar que el gobierno esté formado por gente de varios partidos o corrientes de opinión. Si un grupo parlamentario tiene un ministro en el gobierno y este tiene que actuar colegialmente no será tan fácil de criticar. Sería criticar a tu propio ministro. Controlas al Gobierno entero pero como uno de los tuyos está a bordo, la crítica es más constructiva y menos de oposición. Fomenta un clima político de consenso y no de “si tu dices sí yo digo no”. Además el gobierno de una nación no debe de estar al servicio de un partido concreto sino de la totalidad de los ciudadanos.

      • maricruz dice:

        El gobierno de una nación no debe de estar al servicio de un partido concreto sino de la totalidad de los ciudadanos =Totalmente de acuerdo= muchas gracias por compartir esta enseñanzas tan claras-para los ignorantes que abemos muuuchos!

  5. Julio Cordal dice:

    Yo tampoco veo viable un gobierno con miembros de distintos partidos, habría mucho conflicto, boicot, etc. Me gusta la idea de que el gobierno sea elegido por votación, con listas abiertas, pero tendría que ganar una lista de un partido, para que haya armonía en el gobierno. Para que no se pueda gobernar a base de decretazos, lo que hay que hacer es sobre todo limitar el poder legisaltivo del gobierno, para eso hay que cambiar la constitución. También convendría que la elección del gobierno se hiciera en periodos distintos que el parlamento, para que fuera posible que hubiera una mayoría parlamentaria de un partido y un gobierno de otro. En todo caso, un sistema ágil de iniciativa popular garantiza un control ciudadanos de los excesos y errores de unos y otros (poder legislativo y ejecutivo).

    • Daniel Ordás dice:

      Yo no insisto en la elección popular del gobierno, en los cantones suizos es perfectamente posible y me parece muy bien. Pero por mi, que lo elija el parlamento, lo que si es importante es que sea multipartido. En un sistema de gobierno vs. opisición, con mayoria y minoria estática, la democracia directa o participativa es muy difícil. La oposición utilizaría los instrumentos de la democracia para bloquear al gobierno.

  6. Adolfo dice:

    He leído el pdf y tengo un par de dudas:

    1ª: Se votan los 9 ministros y salen elegidos los 9 más votados (por mayoría absoluta en primera ronda o simple en segunda). Pero ¿de dónde salen los suplentes? ¿Son los siguientes 9 más votados, o cada candidato electo lleva “adosado” un suplente (como en los “tickets” presidenciales americanos o en las actuales elecciones al Senado español)?

    2ª: No acaba de quedarme claro cuándo se vota al gobierno: en el texto que proponeis, en el artículo 98.2 dice “2 años después de las elecciones generales”, pero en el 101.1 dice que cesa tras la celebración de elecciones generales: ¿dos años “en funciones”? Debe haber algún error ahí.

    En mi opinión, el ejecutivo y el legislativo deberían ser elegidos al mismo tiempo, para que ambos reflejen una voluntad ciudadana coherente, del mismo momento. Cosas como las elecciones legislativas en mitad del mandato presidencial (como en EEUU) hacen que aparezca un desfase artificial (y problemas de cohabitación y bloqueo). Quiero decir, por ejemplo: se da el caso de que los ciudadanos eligen un presidente republicano, pero dos años después se sienten defraudados o lo que sea y votan a los demócratas para el Congreso: se genera un conflicto porque un Congreso demócrata, que refleja la voluntad ciudadana más “actualizada”, tiene que vérselas con un presidente elegido 2 años antes pero al que los ciudadanos ya no apoyan. Por eso opino que las elecciones deben ser en cualquier caso simultáneas, aunque separadas.

    • Daniel Ordás dice:

      Hola Adolfo
      Gracias por tus preguntas.
      1) Los suplentes de los ministros son los otros ministros, no son adicionales. En concreto por ejemplo el Ministro de Exteriores sería suplente del Ministro de Defensa en caso de que este por razones de salud no pudiera ejercer su cargo durante un cierto tiempo. En Suiza se dio hace 5 años el caso cuando el Ministro de Finanzas Hans-Rudolf Merz (FDP) sufrió un infarto en septiembre de 2008. Hasta noviembre de 2008 la Ministra de Policía y Justicia Eveline Widmer-Schlumpf (BDP) que era su suplente asumió los dos ministerios (y de hecho lo hizo perfectamente bien, aunque ideológicamente estemos a años luz lo reconozco). El 3 de noviembre Merz retomó el cargo y el 10 de diciembre fue elegido Presidente de la Confederación por el año que le correspondía. Si los ministerios están bien organizados y gestionados no hay ni el más mínimo problema en que la dirección política la asuma durante un cierto tiempo otro ministro, aunque sea de otro partido.
      2) ¡Shit, tienes razón!
      Se nos pasó lo de cambiar el artículo 101.1, perdón. Nuestra idea es que se elijan las dos cámaras a la vez y a mitad de la legislatura el gobierno. Tu preocupación por la “voluntad ciudadana coherente, del mismo momento” la entiendo desde el punto de vista del sistema actual de “oposición vs. gobierno”, pero en una sistema con control ciudadano, el Parlamento, el Gobierno y los ciudadanos siempre tienen que buscar compromisos, no hay coaliciones perpetuas. Hemos elegido este sistema de alternancia en el calendario electoral para distinguir claramente entre los poderes e incluso desatascar un poco el calendario electoral (esta es una de las propuestas que por supuesto no son elementales en Reforma13).

  7. joaco dice:

    ¿Tenéis contemplado cómo se escogen los asesores de los ministros? – Se me ha escapado en la lectura del texto.
    Gracias.

    • Daniel Ordás dice:

      Asesores de Ministros???
      En cada ministerio hay funcionarios y secretarios generales. Si el ministro tiene un poco de inteligencia mantendrá a los secretarios generales y cuando toque sustituirlos pondra a gente de otros partidos para mayor estabilidad en el ministerio. Lo que menos necesita un ministro son personas de su propio partido que le digan lo bien que lo hace y coincidan en todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>