• La decisión de Draghi

    Perdona este post mega-largo, pero hoy va a ser un día decisivo para el futuro económico y político de Europa y quizás te interese, además, me interesa tu opinión.

    A mediodía, el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, anunciará su plan de compra de bonos (deuda) de los estados miembros de la UE.

    Nadie sabe como lo va a hacer (él seguro que tampoco lo tiene muy claro). Hay casi tantas opiniones como economistas. El mundo se divide básicamente en dos grupos.
    A) Los que están encantados, porque si el BCE compra deuda (da créditos) a los países, estos tienen más margen de maniobra para hacer políticas sociales sin depender del mercado y por tanto también de la especulación.
    B) Los otros son los que tienen pánico a esta medida, porque dicen que el dinero, cuanto más imprimes, menos vale, y porque dicen que los políticos gastarán sin control si saben que tienen dinero barato a disposición.
    Los frentes en este caso son:
    – ideológicos (derecha austeridad vs. izquierda gastar dinero prestado)
    – históricos (países como alemania conocieron la hiperinflación en los años 20, donde un huevo valía 6’000’000’000 de marcos porque el estado imprimía dinero como loco vs. países como España que en el pasado han logrado regular sus exportaciones y su atractivo como destino turístico a base de imprimir dinero y abaratar así su valor.
    – egoístas (hay paises de los que el mercado se fía y les da créditos a muy buen precio y otros de los que se fía menos y les cobra más intereses. Lógicamente estos últimos se convierten fácilmente en víctima de especulación, porque si todos hablan mal de ti, te pueden cobrar más inereses.
    Yo no pertenezco a ninguno de los 2 grupos, porque no tengo ni puta idea de lo que va a pasar. Obviamente los economistas y políticos no pueden reconocer que no tienen ni puta idea y por eso te van a intentar convencer de una teoría o la otra, a base de ejemplos históricos, anécdotas radicales, libros que no has leido ni sabes si realmente existen, y terminos en ingles con muchas abreviaturas.
    Lograrán confundirte y liarte.
    Por supuesto y como casi siempre, tienen parte de la razón los dos grupos.
    Para poder explicarmelo mejor a mí mismo, yo me imagino un gran centro comercial, como lo hay seguramente muy cerca de tu casa. En ese centro comercial se paga con unos billetes de papel que se llaman «Comercis». Mientras las tiendas van bien, la gente viene a comprar y cuando entra en el centro cambia sus francos, euros, dolares o yenes en «comercis» y con eso va a la pesacadería, a la peluquería o zapatería, paga y recibe un producto o servicio.
    Lo normal es que cada tienda (país) tenga su propia moneda, desde hace unos años hemos introducido el «comercis» que se una en todo el centro comercial.
    Es muy bonito, porque antes necesitabas «pescadis» para pagar en la pescadería y «frutedis» para la frutería, además cada frutería tenía sus propios «frutedis» y cuando de repente se te ocurría comprar unos zapatos tenías que cambiar los frutedis que te sobraban en zapatis, aunque tu salario te lo habían pagado en pescadis, y con cada cambio perdías dinero.
    ¡La introducción del «comercis» fue una idea genial!
    El PROBLEMA es, que no se fijaron (o no se cumplieron) reglas, para la gestión de cada tienda, dentro de centro comercial.
    El de una pescadería vende el pescado muy caro, pero super freso, el de otra pescadería lo vende más barato, pero menos fresco, y en la tercera pescadería la gente dice que es menos fresco, para que lo tenga que vender más barato, aunque sea mentira que no es fresco. El de la zapatería cogió un crédito para tener muchos más zapatos de diferentes colores y ahora tiene más clientes mientras que el de la librería cogió un credito y se lo gastó en el bar. A una frutería acuden muchos clientes, porque conocían ya al abuelo del frutero y a la otra no van, porque el primo del frutero es un mangante. Una tienda paga mus buenos sueldos a sus empleados y la otra se gasta toda la ganancia en publicidad, mientras la tercera con lo que ingresa paga copas a los amigos.
    (Creo haber incluido todos los ejemplos).
    Ahora los de las tiendas que van mal (sea por mala gestión, sea porque explotó una tubería sin su culpa, o sea porque los clientes hablan mal de ellos para que bajen los precios) le piden al director del centro comencial que imprima más «comercis» y los cambie más baratos a la entrada del centro comercial. Como hay más billetes de «comercis» baja su precio y los clientes que en la puerta tienen que cambiar, reciben más comercis por sus dolares, euros o francos, eso hace que sea interesante venir a comprar a este centro comercial. El problema es que el de la pescadería a los pescadores les tiene que pagar en dolares y él cobra a sus clientes en comercis (que ahora valen menos). El que sale ganando es el del bar, que compra casi todos sus productos de tiendas dentro del mismo centro. Claro que se jode, cuando necesita un fontanero, que le cobra en francos.
    Hasta aquí hemos llegado, el director del centro ha abaratado los comercis, pero no ha sido suficiente para reactivar el consumo, porque la gente tiene miedo y a pesar de que todo es más barato, prefiere comprar pollo antes que ternera, porque no sabe si el mes que viene tendrá aún trabajo o podrá pagar la hipoteca. Esta actitud hace que el ganadero de ternera se arruine, o ahorre y no consuma en el cine ni en la frutería, o baje el precio de su carne de vacuno y exija que baje el precio de los piensos, o decida criar pollos y por eso el granjero de los pollos tendrá que bajar sus precios y no comprará los zapatos que tenía previsto comprar, de modo que el zapatero los tendrá que vender en rebajas.
    AQUÍ ESTAMOS HOY. Hemos creado una deflación. Hay dinero por un tubo, pero nadie se fía y todo baja.
    Ahora los de las tiendas que van mal le dicen al director del centro comercial «imprime más «comercis» y ven tu a comprar a nuestras tiendas, para que los otros clientes vean que hay negocio y consumo y para que los de las tiendas tengan ingresos.
    Es una buena idea, si hay confianza, buena gestión y se hace con un límite temporal.
    Hoy a mediodía el director del centro comercial se va a ir de compras, con un saco lleno de comercis, que se sacó de la chistera. Si va a la joyería que funciona muy bien y compra un anillo no servirá de mucho, porque la joyería ya funcionaba bien, porque nadie duda que en caso de emergencia podrá volver a vender el anillo. Si va a la pescadería mala y compra el pescado de la semana pasada, lo puede tirar directamente, pero al de la pescadería le da una oportunidad de comprar pescado fresco a sus proveedores y relanzar su negocio. Si al frutero le compra 200 kilos de mangos que nadie quiere comprar, porque una revista ha dicho que engordan, le salva la vida al frutero, pero sólo si éste reinvierte el dinero en comprar peras y manzanas. Lo bueno tambien sería que el frutero le suba el sueldo a sus empleados, con los comercis que recibió por los mangos que no podía vender, así estos gastarán su sueldo en la peluquería y la zapatería.
    El enorme riesgo es:
    – que el pescadero vuelva a comprar pesacado malo, porque sabe que el director se lo comprará si lo ve muy apurado.
    – que el zapatero se gaste los comercis del director en el bar de otro centro comercial.
    – que el empleado al que le subieron el sueldo se gaste los comercis en una moto que no necesita y la rompa en 3 días.
    – que el joyero no se fíe de todo este tinglado y decida esconder sus ganancias entre las sábanas y no consuma ni en el cine ni en la librería.
    – que el de la frutería piense que como el director está generoso, lo mejor es comprar 5 camiones nuevos, ampliar la tienda y poner una báscula muy moderna, pero que no sirve para fruta.
    Ante este panorama, el pobre director de este centro comercial, el señor Draghi, hoy nos comunicará lo que piensa hacer, pero sin muchos detalles. Su misión es, dar esperanza a los de las tiendas, dar confianza a los compradores, pero no dar suficientes pistas, para que los especuladores sepan dónde va a comprar, cuándo va a comprar y cuántos comercis (nuevos de imprenta) lleva en la cartera.

    Post Tagged with ,

One Responseso far.

  1. Angel dice:

    Hay quien ve inevitable el colapso de las economías europeas

    http://kingworldnews.com/man-predicted-collapse-euro-swiss-franc-issues-second-terrifying-prediction/

    Saludos de Angel desde La Rioja.

Responder a Angel Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>