• En Asturias se probaron todas las formas de la “política nueva”

    (Perdonad lo largo que me ha quedado el post. Probablemente solo interese a los asturianos, y casi seguro que ni a esos)

    A veces crees que has entendido como funciona la política y de repente viene España y te sorprende.

    Ayer fue el día del segundo paso de la Transición, en más de 8’000 ayuntamientos se elegían alcaldes y la novedad era, que no solo había buenos y malos.

    Me hubiera encantado estár en todos los plenos de investidura. En los “aburridos” con mayorías absolutas, en los “previsibles” con emergentes en puesto de victoria, en los “previsibles” con viejos controlados por pactos, en los “frustrantes”, donde los pactos se estellarían contra un bloque de hormigón mental y en los “emocionantes” donde las papeletas las iba rellenando Alfred Hitchcock sobre la marcha.

    Sin ir muy lejos, “mis” 3 ayuntamientos han dado de todo. Cangas del Narcea es el ayuntamiento en el que nacieron y nunca votaron mis padres (no les dejaba Franco). Gijón es el ayuntamiento donde tenemos el piso, veraneamos y votabamos (hasta que nos lo prohibieron presuntos demócratas). Oviedo es la capital de mi comunidad autónoma y por eso lo he seguido con cierto interes.

    En Cangas Del Narcea sucedió algo bastante raro e inesperado. Mi amigo José Víctor era candidato a alcalde y quedó segundo PP 8, PSOE 5, IU 3, Foro 1. Le felicité hace unas semanas y le deseé suerte y firmeza en la oposición. Nunca pensé que al final -hoy- le felicitaría de nuevo como alcalde. Por lo visto el descontento con el PP es tan grande en Cangas, que hasta el concejal de Foro (partido de Alvarez Cascos, escisión del PP) ha preferido votar a un socialista, antes que al candidato del PP. Interesante punto de salida con un chico extraordinario y modesto en la alcaldía, al que aparte de su caracter, las propias circunstancias le impondrán modestia, diálogo y compromisos.

    En Gijón yo daba por hecho que Josechu Perez, al que aprecio mucho y conozco de cuando eramos jovenes (hace mil años) sería elegido alcalde sin problemas. Fue el más votado de la izquierda y esta tiene mayoría. Pero en Gijón sucedió algo muy raro. A la marca local de Podemos (y de un partido que me cae muy bien, EQUO) “Xixón si puede”, se le ocurrió, DESPUES de las elecciones, celebrar otras elecciones abiertas en las que preguntaba, si debería de ser alcalde Josechu, el segundo de las elecciones oficiales y primero de la izquierda, o su própio candidato, que había quedado tercero en las elecciones oficiales. Obviamente hubo 2 tipos de personas que acudieron a estas “elecciones municipales privadas” (en las que se decidío la alcaldía), los militantes y simpatizantes de Podemos que lógicamente preferían que gane su candidato y los militantes y simpatizantes de Foro, el partido de la actual alcaldesa, que aprovecharon el incendio para echar gasolina y dividir más a la izquierda.
    Al final pasó lo que se preveía. Los 2’572 habitantes que en la consulta municipal privada propusieron que el alcalde fuera el tercero más votado consiguieron, que al final, “ni pa uno ni pa otro” la alcaldía se la llevara Foro. Enhorabuena a la nueva alcaldesa Carmen Moriyón.

    En un acto de cabezonería la Federación Socialista Asturiana (pasandose por el forro la autonomía municipal) decidió, que si “los de Podemos” se ponían tontos en Gijón, no les apoyarían en Oviedo, donde “Somos Oviedo” había sido la fuerza de izquierdas más votada.
    El panorama al inicio de los 2 plenos de las mayores ciudades era muy divertido y fruto de la inexperiencia -de todos- de hacer política en el nuevo marco. En ambas ciudades había una mayoría de izquierdas, en Gijón para el PSOE y en Oviedo para Podemos. Pero la torpeza de “Xixón si Puede” y la cabezonería de la FSA iban a dejar a Gijón en manos de Foro y a Oviedo en manos del PP. En Gijón se consumó la tontería, pero en Oviedo hubo movidas de última hora, que no sé si son merito de Daniel Ripa (sec. gen. de Podemos) o de la inteligencia de la propia candidata Ana Taboada, que en último instante le cedió el paso al candidato del PSOE Wenceslao López. Ana Taboada ha sido brillante. Se lleva los laureles de arrebatar al PP la capital, demuestra la grandeza de saber hacer política de verdad, no tiene la losa de la responsabilidad de tener que gobernar, pero sabe que puede llevar de la rienda corta al alcalde que puso, por acto de gracia. Impresionante.

    Muy dievertido todo, como paso intermedio hacia un sistema razonable, pero queda demostrado, que no hay más remedio que modificar la ley, para que seamos los votantes, los que en elecciones libres y democráticas elijamos a todos los miembros del gobierno directamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>