• 7 mujeres podrían cambiar España en 2016

    La mayoría de los españoles son espanolas (51%).
    La mayoría de los catalanes son catalanas (51%).

    No obstante en pleno siglo XXI ni en Cataluña ni en el resto de España ha habido una mujer gobernando, ni se plantea.

    El las encrucijadas entre Artur Mas y Mariano Rajoy por un lado y Pedro Sánchez y Rajoy por el otro, los machos alfa no piensan ceder ni un milímetro, a pesar de que hay cantera y la cantera es femenina.

    Mariano Rajoy tiene una vicepresidenta que sacó a bailar en el Hormiguero, que arrojó a los leones en el “debate a 4″ y que utilizó en la campaña electoral para rejuvenecer los carteles, pero ni se le ocurre entregarle el mando a Soraya Sáez de Santamaría. Para dividir la indeseable mezcla entre poder institucional y poder orgánico podría ceder la dirección del partido a su nueva estrella Andrea Levy, una catalana que podría darle al PP el empojón de urbanidad y juventud que necesita.

    Artur Mas tiene a Muriel Casals, una veterana del movimiento catalanista que iba por delante de él en la lista electoral y que es una de las caras que hizo votable la lista de Junts pel Sí para muchos catalanes que no la hubieran votado si hubiese sido una lista encabezada por Mas y su DL, ex-CiU, ex-Convergencia. Ni se le pasa por la cabeza evitar la humillación de Cataluña cediendo la investidura a una mujer que le da mil vueltas en talante y trayectoria.

    Pedro Sánchez ha cosechado para el PSOE un resultado que huele a última parada antes del abismo, pero se niega a apearse y dejar el volante en manos de dos mujeres. El es el que más fácil lo tiene, porque al no poder gobernar, puede ceder sus cargos si preguntar a externos. El partido de facto ya está en manos de Susana Díaz, con experiencia de ganar y gobernar y en el parlamento el PSOE bajo la catalana Meritxell Batet podría tender puentes entre las Españas del PP y de Podemos y entre sus patrias catalana y española. Mi un segundo se plantea el tema.

    Tanto Cataluña como España podrían caer en la mentira de la “ingobernabilidad”, un mito que crean los políticos para echar la bronca a los votantes y forzar nuevas elecciones, hasta que salgan mayorías de capricho.

    Tanto Mas como Rajoy y Sánchez tienen la desfachatez de no solo no ceder el mando ante su derrota y fracaso, sino que los tres se plantean volver a imponerse como candidatos si nos obligan a volver a votar.

    No soy fan ni asalariado ni de Sáez de Santa María, ni de Levy, ni de Casals, ni de Díaz, ni de Batet y solo a una de ellas la conozco personalmente, pero creo que antes de la anomalía y farsa anti-democrática de repetir las elecciones (y mucho más si se repiten con los mismos programas y carteles) estas mujeres merecen una oportunidad para demostrar que se puede hacer otra política.

    … y como por algo se empieza, las dos capitales y mayores ciudades del país, Madrid y Barcelona, con sus alcaldesas Manuela Carmena y Ada Colau ya están en manos de mujeres del tercer equipo en esta partida.

    Nos deseo un 2016 con menos testosterona y más diálogo.

     

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>